Sin un plan de recuperación ante desastres integral, su negocio es vulnerable.

Incidencias tales como incendios, inundaciones o robos pueden cerrar procesos empresariales internos, mientras que la pérdida de datos puede afectar gravemente a la productividad de los empleados, ingresos y reputación de marca. La pérdida de datos también puede causar sanciones por infracción de contrato y multas importantes por falta de cumplimiento normativo.