Centro de Recursos de Acronis

Cómo reparar y arreglar un CD dañado

Comparados con los disquetes, es bastante difícil arreglar los CD si resultan dañados. En el aspecto positivo, no están afectados por los campos magnéticos y el recubrimiento plástico a cada lado del disco es más resistente a las huellas dactilares, vertidos de bebidas y otras fuentes de contaminación que el medio magnético que hay dentro de un disquete. Además, no existe el cierre para proteger el interior de bebidas refrescantes, a diferencia de los disquetes de 3,5 pulgadas.

No obstante, los CD no son indestructibles ni mucho menos. Es necesario mantenerlos limpios y evitar ralladuras. Mientras que la corrección de errores incorporada en el formato del CD resuelve los problemas leves, si tiene una ralladura importante o acumulación de polvo es necesario que lo limpie.

El lado más delicado de un CD es el de la etiqueta. ¿Sorprendido? Probablemente creía que era el lado en que incide el láser. El lado de la etiqueta es el más próximo a la capa brillante y reflectante que subyace a la capa de grabación. El recubrimiento reflectante es crítico para el funcionamiento del disco y solo lo protege un fino recubrimiento de laca. El lado de lectura está protegido por un recubrimiento de plástico más grueso que está diseñado para reducir al mínimo los efectos de las ralladuras.

La mayor parte del tiempo, cuando un CD deja de funcionar, quiere decir que hay polvo, huellas dactilares o ralladuras en el CD que interfieren en la capacidad de la unidad para leer el disco. Podrá eliminar el polvo y las huellas si limpia el lado de lectura del disco, desde el centro hacia afuera, con una solución de agua y jabón suave. En este caso, las palabras operativas son "limpia" y "desde el centro hacia afuera. No frote ni mueva la mano en círculos; hágalo desde el centro hasta el borde.

No sumerja los discos en agua para limpiarlos. Aún es más importante que no intente limpiar los CD metiéndolos en el lavaplatos. (No me pregunte cómo lo sé. Simplemente no lo haga, ¿de acuerdo?)

Aunque hay personas que han tenido éxito utilizando desde pasta de dientes (para limpiar ralladuras) a cera del suelo (para rellenar las ralladuras más profundas), probablemente será mejor que compre un kit de limpieza y reparación de discos para acabar con las ralladuras.

Hay kits de limpieza de discos especiales disponibles que limpian discos y reparan algunas ralladuras, especialmente las que están en el lado de lectura. Cuestan de 10 a 30 euros en las tiendas de discos, de videojuegos y de informática. Entre las marcas existentes cabe mencionar Game Doctor, Disk Repair Pro y Universal Game Repair Kit. Estos kits suelen incluir soluciones de limpieza y un líquido suavemente abrasivo para pulir las ralladuras en el lado de lectura.

También hay servicios de reparaciones para los CD que pueden intentar arreglar el disco por unos dólares. Por ejemplo, Skippydisc en www.skippydisc.com, o bien Oh My Disc en www.ohmydisc.com. (Acronis no recomienda estos proveedores; ofrecemos sus nombres solo con fines informativos. Utilice estos productos bajo su propia responsabilidad.)

Los daños en el lado de la etiqueta de un disco son mucho más difíciles de arreglar y, en algunos casos, ni siquiera los servicios de reparaciones pueden hacer nada con un disco así. Un CD resquebrajado o roto es casi irrecuperable y puede dañar su unidad si intenta reproducirlo en ella.

Naturalmente, la mejor protección es la prevención. Trate sus CD con cuidado, sujételos solo por los bordes y guárdelos a temperatura ambiente en una funda o estuche protector.

Si tiene un CD dañado que ha reparado correctamente, debe copiar el contenido en otro CD si es posible. Conserve el disco reparado como copia de seguridad.